image

imageimage

image


Manual de Marketing Político...
 

Síganos en:


Conclusión
Luis Costa Bonino



Este libro ha sido concebido como un manual, y, entre otras consecuencias de
tal opción, tiene algunas particularidades en su parte conclusiva. En una
investigación se evaluarían hipótesis, se unirían las puntas de los hilos
argumentales desarrollados en el cuerpo del trabajo, se haría una apertura a
la posible continuidad de la investigación.

En este caso la realidad es otra. Hemos querido hacer una guía práctica para
la acción política, estructurada como un conjunto de orientaciones cuya
utilidad sólo puede ser evaluada por los usuarios, a partir de resultados
concretos. Nuestra conclusión, sin embargo, quiere apuntar a extraer las
líneas esenciales del trabajo, para que, conceptualmente, se pueda tener una
visión de conjunto, simple, ordenada y efectiva, de los procedimientos
necesarios a la formulación de una estrategia de campaña y a su
implementación eficiente.

El proceso productivo de una campaña electoral.

Como en gran número de actividades, en una campaña electoral es
extremadamente importante tener una buena visión de conjunto y poder
articular lo mejor posible cada una de sus partes. Hay que hacer participar a
todos los elementos del conjunto en una lógica común y debe lograrse que las
piezas se integren y se apoyen mutuamente. Esto, como podrá verse, no tiene
nada que ver con "un buen trabajo de equipo", o con factores de relaciones
humanas. Es irrelevante si el sociólogo que hace las encuestas de opinión
tiene una mala relación personal con el publicista que produce un spot
televisivo. Lo que importa es que ambos trabajen en una misma lógica, es
decir, al servicio de la estrategia electoral. Los estudios del electorado se
hacen para formular una estrategia electoral y la comunicación política se
hace para cumplir los objetivos de esa estrategia.

Muchas veces la desarticulación ocurre porque el director (de iure o de facto)
de una campaña no domina sus distintos componentes y, prudentemente,
delega responsabilidades en técnicos de diversas áreas. El problema es que, al
delegar estas responsabilidades sin tener una visión clara de las lógicas de
articulación de las diversas partes, se delegan, paralelamente, porciones
decisivas de estrategia electoral. De esta manera el sociólogo estudia al
electorado desde perspectivas sociológicas y no políticas, y puede hacer
excelentes estudios de cultura política que no ayuden en nada al candidato a
ganar la elección. Igualmente el publicista podrá hacer spots de gran factura
técnica y estética, pero sin eficacia para "vender" a las personas indicadas el
producto tan especial que quiere imponer el candidato.

Por eso es importante recordar los ejes estructuradores de la lógica política
de una campaña. Para que el candidato, en todo momento y sin dudar, pueda
precisar para qué contrata cierta encuesta de opinión pública, o por qué
quiere cierto tipo de publicidad política.

Podemos representar el desarrollo de una campaña electoral a través de un
diagrama, donde se ponen en evidencia los elementos principales y las líneas
centrales de acción. El eje de todo este universo es la estrategia electoral, el
estudio del electorado es un insumo de la estrategia y la comunicación política
y la organización de la campaña sus productos.

Modelo general de campaña.

1. Definición de los objetivos del candidato.
a) Autoevaluación de fortalezas y debilidades.
b) Análisis del electorado.
c) Análisis de la competencia.
2. Identificación de problemas y oportunidades.
3. Evaluación de opciones.
4. Definición de la estrategia
a) Grupos objetivo.
b) Temas de campaña.
5. Comunicación política.
6. Organización de la campaña.
7. Evaluación de la campaña.

El primer esfuerzo que debe realizar un candidato es definir, de la manera más
realista posible, sus objetivos primarios de campaña. Este es el punto de
partida de toda la acción. A partir de esa definición primaria de objetivos se
procederá a hacer una evaluación general de su situación, su identidad, sus
puntos fuertes y sus puntos débiles.

Para tener una imagen pertinente de sí mismo como candidato es
imprescindible chequear esta autoevaluación con la opinión que el electorado
tiene. En este momento podrán contratarse las primeras encuestas de
opinión. Con estas encuestas podrá conocerse el grado de popularidad del
candidato, qué segmentos socioprofesionales o demográficos muestran mayor
simpatía y cuáles indiferencia o antipatía hacia él. Se verá cuáles son sus
puntos fuertes y sus puntos débiles en la opinión del electorado. En términos
más generales, podrá saberse qué problemas deberá enfrentar el candidato en
la campaña, y con qué oportunidades o ventajas relativas podrá contar.

Paralelamente deberá hacerse un análisis de la competencia. Qué adversarios
amenazan las posiciones de nuestro candidato, y en qué segmentos del
electorado lo hacen. Cuáles son las fuerzas y las debilidades de los
adversarios.

El estudio del electorado, el análisis de la competencia, y la evaluación de las
propias fuerzas y flaquezas darán un primer diagnóstico de situación que
permitirá fijar los objetivos de campaña de una manera más precisa y
detallada. Al mismo tiempo se podrá llegar a una identificación, igualmente
precisa, de los problemas y de las oportunidades que deberán tenerse en
cuenta, de manera prioritaria, para el logro de estos objetivos. Todos estos
elementos formarán el grueso de los insumos para la elaboración de la
estrategia electoral.

La construcción de la estrategia electoral comienza con la evaluación de las
múltiples opciones, o cursos de acción, que se le ofrecen al candidato.

Esta evaluación supone, por un lado, un análisis exhaustivo de las opciones y,
por otro, un estudio de las consecuencias, de acuerdo a los objetivos del
candidato, de la selección de cada uno de los cursos de acción posibles. Por
último debe señalarse, en relación con los tiempos de la campaña: comienzo,
medio o final, la previsible eficacia de cada una de las opciones.

El candidato, conociendo sus propias fuerzas y debilidades y las de sus
adversarios, y teniendo a la vista, bien evaluados, los cursos de acción
posibles, debe decidir las líneas de su estrategia, para tomar el camino más
efectivo posible hacia el logro de sus objetivos. Estas decisiones son
selecciones, principalmente de grupos objetivo, qué segmentos nos ocupan en
prioridad y en qué momentos del tiempo útil de la campaña, y también de
temas. Se decidirá sobre los debates a promover, los temas a jerarquizar, las
propuestas que se presentarán como soluciones a los problemas más
urgentes, el terreno en el cual se sitúa la campaña, etc.

Sabiendo qué decir, a quiénes y cuándo hacerlo, se puede pasar al cómo, es
decir a la implementación de la campaña. Se definirán las líneas de la campaña
de comunicación, por un lado, y, por otro, se procederá a la organización de la
campaña, principalmente en su aspecto de acción sobre el terreno.

Por último, interviene la evaluación permanente de lo que se hace en la
campaña, privilegiando la observación de sus efectos. Se verá si el impacto de
las acciones de la campaña es apreciable y si actúa de acuerdo a lo previsto.
Esta evaluación puede modificar todo el planteamiento de la campaña, incluso
sus objetivos, aunque, usualmente, sirve de manera principal para reorientar
algunos aspectos de la implementación de la estrategia.

Más vale prevenir.

En una campaña electoral el candidato se enfrenta a un conjunto muy grande
de situaciones de difícil tratamiento. A los debates y preguntas imprevistas de
periodistas, se agregan un cúmulo de consejos de asesores que, muchas
veces, en lugar de ofrecer un respaldo confiable, generan inseguridad. Es
frecuente, además, que un cierto número de recomendaciones hechas por
"expertos" sean simples prejuicios o conceptos falaces teñidos de “savoir
faire”. Quisiéramos, pues, poner en guardia a los candidatos frente a algunos
desaciertos, probablemente costosos, generados en una supuesta "high-tech"
comunicacional.

En principio, hay que percibir claramente las diferencias de naturaleza entre
las categorías estadísticas y los individuos reales. En el transcurso de una
campaña muchas veces el candidato quiere tener más impacto en un
segmento del electorado, o categoría sociodemográfica. Las encuestas le
señalan que es ahí donde debe ganar terreno para aspirar a la victoria. Pero
dirigirse a un segmento significa utilizar códigos valorizados por los individuos
pertenecientes a ese segmento, y no quiere decir aludir directa y
explícitamente a esa categoría estadística por su nombre, y esperar que ese
ingenuo procedimiento surta efecto.

Cuando los candidatos, en los últimos días de la campaña, son informados de
que hay mayoría de mujeres entre los indecisos, acostumbran repetir
ansiosamente en sus discursos: "Usted, señora" o " Le estoy hablando a usted,
Doña María". Con la misma lógica que podría tener un pescador impaciente
que pusiera en su anzuelo una tarjeta que dijera "muerda usted aquí, señor
pez". Es evidente que si el código que se comunica no es atrayente para Doña
María, de nada vale nombrar al género femenino o a alguien que se llame
María. Si, por el contrario, se transmiten pautas valorizadas por la mayoría de
las mujeres, el éxito vendrá seguramente, más allá de que se nombre a la
categoría estadística o no.

La famosa Doña María es para los sociólogos algo así como la tarta-que-debecrecer-
para-que-se-pueda-repartir de los economistas. Un lugar común
mitológico, que puede llamar a engaño a muchos candidatos desprevenidos.
Existe una desdichada tendencia entre las élites políticas, que es atribuir un
valor sagrado a las opiniones de las Doñas Marías y de los Don Josés, vertidas
en las encuestas. Lo más grave es que la producción política toma, con
excesiva frecuencia, estas "ideas" como fuente de inspiración. Y lo peor,
comparativamente, no es el sesgo demagógico de tales procedimientos, sino
la pobreza, mediocridad y falta de imaginación que impregna la oferta política
generada de esta forma. Las encuestas de opinión reflejan respuestas hechas
sin tiempo de reflexión, por personas generalmente poco informadas, quienes,
a lo sumo, podrían dar una orientación sobre qué temas levantan una mayor
resistencia, o cuáles despiertan mayor interés. Pero no pueden ser ellos, sin
riesgo para el éxito de una política, sus creadores. De la misma manera que
una comida creada por encuestas sería sosa, o que una obra de "arte" creada
a medida es mediocre, la política creada por encuestas es irremediablemente
aburrida. Y los primeros que se aburren son, justamente, Doña María y Don
José. Lo que "sale" en las encuestas y los deseos de la gente corren por
carriles significativamente distintos.

Otra rica vertiente para grandes malentendidos es no discernir claramente la
diferencia entre un producto político y otro producto cualquiera que se lanza
al mercado. Es común ver candidatos que "cambian de imagen" o se
"reposicionan" abruptamente. Es evidente que este procedimiento lesiona
muy gravemente la confianza que los electores puedan tener en ese
candidato. Decíamos antes que en política no hay "packaging", y que la gente
desconfía de un "malo conocido" que, nueva etiqueta mediante, se presenta
de golpe en "bueno por conocer". La imagen política se construye en el largo
plazo, es "trayectoria", y tolera mal los desesperados golpes de timón. A lo
sumo permite "modulaciones" muy cuidadosas que acentúen sus puntos
fuertes y disimulen sus puntos débiles.

Esta peculiaridad de los productos políticos y la difusión creciente del uso de
técnicas de marketing en las competencias electorales ha estimulado el auge
de los "outsiders". Las personas no pertenecientes a la clase política y, por lo
tanto, sin trayectoria política conocida, aceptan el "packaging" sin mayores
disonancias para los electores, y pueden ser productos de marketing mucho
más exitosos que quienes ya tienen una imagen anclada en la opinión pública.

Los valores seguros.

El candidato debe seducir al electorado para lograr muchos votos. La
seducción, en este caso, no tiene un significado especialmente diferente del
usual. Para seducir hay varios factores que cuentan. Como primera
aproximación, el candidato puede consultar una lista de elementos valorizados
por el electorado conformando un "retrato" del candidato ideal, y ver si su
perfil se aproxima, o es aproximable, a esa imagen arquetípica.

Sin embargo, de la misma manera que las personas raramente se enamoran
de mujeres u hombres calcados de sus modelos ideales, no es seguro que los
electores voten a aquellos candidatos con mayores virtudes formales. Por lo
que, para seducir al electorado, hay que ofrecer bastante más que un aire de
familia con el candidato ideal. Concentrar virtudes no lleva necesariamente a
la adhesión afectiva. Winston Churchill aludía, implícitamente, a este
problema, con su particular estilo, refiriéndose a un adversario político: "Este
señor tiene todas las virtudes que detesto, y ninguno de los defectos que
admiro". O, como lo plantea el título de un artículo citado en la bibliografía,
"las preferencias no necesitan inferencias".

Existen, sin embargo, virtudes especialmente seductoras, como la inteligencia
y la capacidad profesional. Aún así, lo decisivo es generar la creencia en el
electorado de que el candidato tiene estas virtudes, cosa que puede ocurrir
con relativa independencia de la realidad.

Son más determinantes, seguramente, los factores de seducción, como la
notoriedad, la diferencia o "personalidad", la sensación de poder que se
transmite, la inducción de confianza. Otras virtudes, aparentemente menores,
como la simpatía, el sentido del humor, o el talento artístico o deportivo,
supuestamente banales como méritos para ejercer una tarea de gobierno, son
de enorme trascendencia en esta compleja actividad de obtener adeptos.

La notoriedad es un punto de partida básico, pues nadie vota a quien no
conoce. Hay una relación directa, por otra parte, entre notoriedad y
seducción. Las personas muy conocidas son, generalmente, valorizadas
socialmente y admiradas, y se genera una suerte de pre-seducción inmediata
vinculada a la fama.

Junto con la notoriedad es extremadamente importante la diferenciación. En
este punto es dónde hay que liberarse de las encuestas de opinión y generar
un producto político nuevo. Cuando se dice que un político es diferente ya
existe un considerable camino recorrido. De las figuras políticas bien
diferenciadas puede intuirse que tendrán éxito allí donde otros fracasaron. La
diferenciación modela la imagen de un candidato con personalidad, y la
personalidad se asocia con capacidad para imponer nuevas ideas y realizar
cambios sentidos como necesarios.

En un político, seduce mucho la sensación de que es alguien que puede hacer
cosas por el país. Esta sensación está compuesta por la percepción que
genera de competencia, de capacidad, de talento, de inteligencia, de
idoneidad, y también de la impresión de poder que produce, sea por los
apoyos con los que cuenta o por los recursos que es capaz de movilizar. En
este punto, sin embargo, hay que diferenciar lo que podría referirse como
poder para de lo que sería poder en sí. Parece claro que las personas no
valorizan políticamente a los simplemente poderosos. Hay muchos ejemplos
de millonarios con veleidades políticas que regresaron a cuidar de sus
empresas después de fugaces y frustrantes aventuras electorales. Un ejemplo
típico es el de Serge Dassault, heredero de la fábrica de aviones de Marcel
Dassault, quien tuvo una rápida y fracasada incursión por la política francesa,
tratando de impulsar un partido liberal.


Los electores parecen diferenciar claramente las propuestas de los candidatos
que movilizan recursos para promover ideas u objetivos políticos que
consideran de trascendencia, de las de aquellos que toman a la política como
un trofeo complementario de su poder económico.

Un valor decisivo, que es complejo y abarca varios factores, es la confianza.
Generar confianza es difícil, pero estratégico. En este sentimiento intervienen
la sensación de seguridad, seguridad en sí mismo y capacidad para resguardar
los intereses colectivos. Coherencia en la defensa de algún valor ampliamente
compartido. La simpatía, el sentido del humor y la tranquilidad, son también
otros elementos que crean lazos distendidos y, en última instancia, la
sensación de que se puede confiar en un candidato.

El uso del Marketing Político.

Al contrario de lo que debiera inducir todo candidato, el Marketing Político no
genera todavía un sentimiento de confianza. Poco conocido, es objeto de
debates aislados e incompletos, en donde aparecen cuestionamientos y
críticas de diverso tono y naturaleza, con mucha frecuencia poco consistentes.
Los ejes por los cuales circulan estos cuestionamientos son dos,
principalmente, pero que comparten una misma idea, donde se ve al Marketing
Político como corruptor o desnaturalizador de la democracia: el primero alude
a la eficacia de las técnicas y a la manipulación y casi violación de voluntades
ciudadanas y el segundo a su carácter demagógico.

Habitualmente se considera al Marketing Político como un conjunto de
técnicas de alta eficacia, que determinan, prácticamente, los resultados de las
elecciones. La realidad, desde luego, está lejos de este cuadro exagerado. Si
bien una excelente campaña es, normalmente, necesaria para ganar una
elección, no toda buena campaña, por sí sola, impone candidatos o partidos.
Una buena campaña, y el recurso a técnicas de Marketing, es condición
necesaria pero no suficiente para obtener un buen resultado electoral.

La acusación que se hace al Marketing Político como manipulador de la
opinión y de las voluntades de los electores, es el corolario de la idea de la
extrema eficacia de estas técnicas. Lo curioso es que, al mismo tiempo, se
acusa al Marketing Político de promover la demagogia, al producir una oferta
política a la medida de sus consumidores. Parece claro, sin embargo, que la
responsabilidad por la demagogia corre por cuenta de los demagogos, que, en
todo tiempo y lugar, aprovecharon de todas las técnicas disponibles para
tener éxito en su estilo. Se ha anotado además, con indudable razón, que
demagogia y manipulación son elementos mutuamente excluyentes, porque, si
los candidatos pudieran manipular a su antojo a los electores: ¿para qué iban
a ser demagogos?

                                        * * *

El Marketing Político es el empleo de métodos precisos de estudio de la
opinión y de medios modernos de comunicación, al servicio de una estrategia
política. Permite que un candidato o un partido desarrollen sus
potencialidades al máximo, y que utilicen de la manera más eficaz las cartas
de que disponen. Llegado el momento y, especialmente, en elecciones
ajustadas, puede ser el factor desequilibrante que otorgue el triunfo a una de
las partes.

Más allá de su función de instrumento ganador para proyectos particulares, el
Marketing Político puede ayudar a mejorar la producción política y a
enriquecer la oferta electoral. Entre las principales amenazas a los regímenes
políticos democráticos están la indiferenciación de programas y discursos, la
falta de imaginación de las campañas, los aburridos rituales de partidos y
candidatos. El Marketing Político es un mecanismo de creación, de nuevas
ideas, de nuevas imágenes y, sobre todo, de seducción, y, probablemente,
haya pocos factores al alcance de las sociedades que puedan darle mejores
perspectivas a la democracia, que una oferta política seductora y creativa.

 

BIBLIOGRAFÍA

El objeto de esta presentación bibliográfica es ofrecer a los lectores una
orientación sobre los principales textos que pueden ser consultados para
profundizar los conocimientos en las distintas áreas que componen el
marketing político.

Siendo una actividad fuertemente interdisciplinaria, supone un trabajo de
equipo y el recurso a especialistas. El conocimiento global de los
procedimientos es, sin embargo, extremadamente importante, pues permite
una acción más articulada y, como consecuencia, la obtención de mejores
resultados.


Las referencias presentadas aquí no son sistemáticas. Son una guía de lectura
de los trabajos que presentan un mayor interés para la comprensión de cada
área. La bibliografía está clasificada por temas, según el campo de atención
dominante de cada publicación.

                                           * * *
 

Obras generales sobre Marketing Político.


Bongrand, M., (1986). Le Marketing Politique. Paris, P.U.F.
Chagall, D. (1981). The new kingmakers. New York: Harcourt, Brace &
Jovanovich.
 

Lindon, D. (1986). Le Marketing Politique. Paris. Dalloz.
 

Menéndez Roces, C., Alonso Rivas, J. (1983). Marketing electoral. En el
laberinto de la experiencia española. Madrid. Ibérico Europea de Ediciones.


Napolitan, J. (1972). The election game and how to win it. New York:
Doubleday.
 

Noir, M. (1980). L'utilisation des techniques de marketing dans une campagne
présidentielle. Pouvoirs 14, (pp.69-80). Paris. P.U.F.


Sabato, L.J. (1981). The rise of political consultants. New ways of winning
elections. New York: Basic Books.
 

Análisis del electorado.
 

Antoine, J. (1969). L'opinion, techniques d'enquêtes par sondage. Paris.


Dunod.
Christ, W.G. (1985). Voter preference and emotion: using emotional response
to classify decided and undecided voters. Journal of Applied Social
Psychology 15 (3), (pp.237-254).
 

Glass, D.P. (1985). Evaluating presidential candidates: Who focuses on their
personal attributes? Public Opinion Quarterly 49, (pp.517-534).


Nimmo, D. (1974). Popular images of politics: a taxonomy. Englewood Cliffs,
NJ: Prentice-Hall.

Rosenberg, M. (1968). The logic of survey analysis. New York: Basic Books.
Sniderman, P. & Tetlock, P. (1986). Public opinion and political ideology. In M.
Hermann (Ed). Political Psychology (pp.64-72). San Francisco: Jossey Bass.


Modelos de comportamiento electoral.


Campbell, A., Converse, P.E., Miller, W. & Stokes, D.E. (1960). The American
voter. New York: Wiley.
 

Keeter, S. (1987). The illusion of intimacy: Television and the role of candidate
personal qualities in voter choice. Public Opinion Quarterly 51, (pp.344-358).


Lazarsfeld, P., Berelson, B. & Gaudet, H. (1948). The people's choice. New York:
Columbia University Press.
 

Markus, G.B., & Converse, P.E. (1984). A dynamic simultaneous equation model
of electoral choice. In R.G. Niemi & H.F. Weisberg (Eds). Controversies in voting
behavior. Washington DC: CQ Press.

Imagen de los candidatos.
Edelman, M. (1988). Constructing the political spectacle. Chicago: The
University of Chicago Press.


Garramone, G. (1983). Image versus issue orientation and effects of political
advertising. Communication research 10, (pp.59-76).
Jameson, K.H. (1984). Packaging the presidency. New York: Oxford University
Press.


Kinder, D.R., Peters, M.D., Abelson, R.P., Fiske, S.T. (1980). Presidential
prototypes. Political Behavior 2, (pp.315-337).


Kepplinger, H.M., & Donsbach, W. (1986). The influence of camera perspectives
on the perception of a politician by supporters, opponents, and neutral
viewers. In D. Paletz (Ed), Political Communication Research. Norwood. NJ:
Ablex.

Nimmo, D., & Savage, R.L. (1976). Candidates and their images. California:
Goodyear.

Rudd,R. (1986). Issues as image in political campaign commercials. Western
Journal of Speech Communication 50, (pp.102-118).

Rosenberg, S.W., & Mc Cafferty, P. (1987). The image and the vote:
Manipulating voters' preferences. Public Opinion Quarterly 51, (pp.31-47).

Shyles, L. (1984). Defining "images" of presidential candidates from televised
political spot advertisements. Political Behavior 6, (pp.171-181).

Wickoff, G. (1968). The imagecandidate: American politics in the age of
television. New York: Mac Millan.

Publicidad política.

Biocca, F. (Ed). (1991). Television and political advertising. V.1. Psychological
processes. V.2. Signs, codes, and images. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum
Associates.

Garramone, G. (1984). Voter responses to negative political ads. Journalism
Quarterly 61, (pp.250-259).

Kaid, L.L., D. Nimmo & K.R. Sanders (Eds). (1986). New perspectives on political
advertising. Carbondale, IL: Southern Illinois University Press.

Kaid, L.L., & Sanders, K.R. (1978). Political television commercials: an
experimental study of type and length. Communication Research 5 (1), (pp.5770).


Mc Clure, R.D. & Patterson, T.E. (1974). Television news and political
advertising. Communication Research 1, (pp.3-31).


Merritt, S. (1984). Negative political advertising: some empirical findings.


Journal of Advertising 13 (3). (pp.27-38).
Nimmo, D., & Combs, J.E. (1980). Subliminal politics: Myths & mythmakers in
America. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.


Roddy, B.L., & Garramone, G.M. (1988). Appeals and strategies of negative
political advertising. Journal of Broadcasting and Electronic Media.
Rothschild, M.L. (1978). Political advertising: a neglected policy issue in
marketing. Journal of Marketing Research 15, (pp.58-70).


Surlin, S.H. & Gordon, T.F. (1977). How values affect attitude toward direct
reference political advertising. Journalism Quarterly 54, (pp.89-98).

Spots televisivos.
 

Diamond, E., & Bates, S. (1984). The spot: the rise of political advertising on
television. Cambridge, MA: MIT Press.


Joslyn, R.A. (1980). The content of political spot ads. Journalism Quarterly 57,
(pp.92-98).
 

Kern, M. (1989). 30-seconds politics: Political advertising in the eighties. New
York: Praeger.


Procesos psicológicos.
 

Baggaley, J. (1980). Psychology of the TV image. Farnborough. U.K., Gower.
Conover, P.J., & Feldman, S. (1986). The role of inference in the perception of
political candidates. In R. Lau & D. Sears (Eds). Political Cognition. Hillsdale,
NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
 

Hall, J. (1980). Voice tone and persuasion. Journal of Personality and Social
Psychology 38, (pp.924-934).


Marcus, G.E. (1988). The structure of emotional response: 1984 presidential
candidates. American Political Science Review 82, (pp.737-761).


Mc Hugo, G.J., Lanzetta, J.T., Sullivan, D.G., Masters, R.D., & Englis, B.G. (1985).
Emotional reactions to a political leader's expressive displays. Journal of
Personality and Social Psychology 49, (pp.1513-1529).

Nimmo, D., & Combs, J.E. (1983). Mediated political realities. New York:
Longman.

Petty, R., & Cacioppo, J. (1986). Communication and persuasion: central and
peripheral routes to attitude change. New York: Springer-Verlag.

Zajonc, R.B. (1980). Feeling and thinking: Preferences need no inferences.
American Psychologist 35, (pp.151-175).

Semiología, semántica.

Abelson, R.P., Kinder, D., Peters, M.D., & Fiske, S.T. (1982). Affective and
semantic components in political person perception. Journal of Personality
and Social Psychology 42, (pp.619-630).

Elder, C. & Cobb, R. (1983). The political uses of simbols. New York: Longman.

Helbo, A. (1983). Semiologie des messages sociaux: Du texte à l'image. Paris:
Edilig.

Mick, D. (1988). Schema -theoretics and semiotics. Towards a more holistic,
programmatic research on marketing communications. Semiotica 70 (pp.1-26).

Van Dijk, T., & Kintsch, W. (1983). Strategies of discourse comprehension. New
York, Academic Press.

Lenguaje político.

Corcoran, D. (1979). Political language and rethoric. Austin, TX: University of
Texas.

Edelman, M. (1977). Political language: Words that succeed and policies that
fail. New York: Academic Press.


Gnaber, D. (1986). Political languages. In D. Nemmo & K. Sanders (Eds).
Handbook of Political Communication. Beverly Hills: Sage.

Comunicación no verbal.

Burgoon, J.K. (1989). Nonverbal communication: The Unspoken Dialogue. New
York: Harper & Row.

Stout, P.A., & Leckenby, J.D. (1988). Let the music play: Music as a nonverbal
element in television commercials. In S. Hecker & D.W. Stewart (Eds).
Nonverbal communication in advertising. Lexington, MA. Lexington Books.

Organización de campañas electorales.

Greenfield, J. (1980). Playing to win, an insider's guide to politics. Simon and
Schuster.

Mauser, G.A. (1983). Political Marketing: An approach to campaign strategy.
New York: Praeger Publishers.

Parkinson, H. (1970). Winning Your Campaign: A Nuts-and-Bolts Guide to
Political Victory. Englewood Cliffs: Prentice Hall.

Simpson, D. (1981). Winning Elections: a Handbook in Participatory Politics.
Swallow Press. Ohio University Press.

Medios de difusión.

Chaffee, S. (1981). Mass media in political campaigns: an expanding role. In D.
Rice & W. Paisley (Eds). Public Communication Campaigns. Sage Pub., Beverly
Hills.

Wagner, J. (1983). Media do make a difference: The differential impact of mass
media in the 1976 presidential race. American Journal of Political Science 27.
(pp.407-430).

 

 


Versión del "Manual de Marketing Político" en html por capítulos.

Usted puede leer el "Manual de Marketing Político" en formato pdf descargando el archivo del libro completo en el link del final de esta página. También puede leerlo capítulo por capítulo en formato html. Aquí ponemos la lista de capítulos del libro y los links que llevan a ellos.

Presentación

Introducción

Capítulo Primero. El Estudio del Electorado.

Capítulo Segundo. La Estrategia Electoral.

Capítulo Tercero. La Comunicación Política.

Capítulo Cuarto. La Organización de la Campaña.

Conclusión y Bibliografía




         Descargar en archivo pdf






Comuníquese con nosotros


image

 

image